SGRC Evaluación de riesgos de contagio COVID 19

Miedo al contagio, ¿un freno para la economía?

El SARS-CoV-2 ha irrumpido en nuestras vidas no solo infectando lo más profundo de nuestro cuerpo, sino también lo más profundo de nuestra cultura, nuestros hábitos sociales y nuestra forma de ver la vida. Darse la mano, un abrazo en el trabajo o el bar, posiblemente, aunque volvamos a verlo, ya no será lo mismo.


Hasta ahora, cuando varias personas entrabamos en un ascensor pegábamos la espalda inconscientemente a la pared manteniendo una distancia; de ahora en adelante lo haremos en cualquier situación conscientemente. Nos cedemos el paso en las puertas, no por cortesía o por que lo diga Sanidad, sino por miedo. Buscábamos el bar, la discoteca o la playa más llenos, ahora buscaremos los más vacíos. Pero

Esta situación es difícil de gestionar, la información y los requisitos cambian en cuestión de horas consecuencia de la evolución de la pandemia y su investigación. Pasamos de “no recomendar el uso de mascarillas” a “ser obligatorias”, que el virus “sobrevive sobre el cartón 24” horas, a que la OMS dice: “parece ser que no se contagia por contacto”.


Para una empresa elaborar un plan de contingencia en estas circunstancias es complicado. Si analizamos toda la información del gobierno, organismos científicos nacionales como el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, el Instituto Carlos III, asociaciones sectoriales, profesionales, etc. Nos dan las posibles medidas, pero después hay que analizar cómo se implantan en cada caso, por ejemplo, en todas ellas nos indican que debemos guardar y gestionar la distancia social, pero ¿cómo lo gestiono en mi empresa? Gestión que debemos desarrollar dentro de un terreno técnica y jurídicamente desconocido, que en muchos casos nos lleva al exceso o redundancia de medidas, mas por miedo a “quedarnos cortos” que por miedo al contagio.


Lógicamente el trabajador o el cliente tienen otra visión, ¿son las medidas implantadas suficientes para no contagiarme yo?, en la tienda de al lado hay una máquina de ozono ¿mejor entro ahí que, en la que no tiene?


Esta situación genera incertidumbre y que cada parte tenga una percepción diferente, pero si intercambiáramos sus papeles, las percepciones son bastantes parecidas.


Por ello, la comprobación de las medidas implantadas es auditadas por una tercera parte permite que el empresario estar tranquilo, ratificar que cumple con los requisitos legales y que las medidas son adecuadas a su nivel de riesgo de contagio, trasmitiendo a sus clientes y empleados dicha información, generando tranquilidad para todos.


Esto solo se consigue si, la entidad auditora trasmite confianza, por ejemplo, una entidad de certificación acreditada nos garantiza un aspecto clave: la objetividad e independencia.


El miedo puede ser un importante freno para el relanzamiento de la economía, debemos luchar contra él. La sociedad está adquiriendo un cierto miedo al contacto social, la base de nuestra cultura. Por ello, debemos generar información que transmita seguridad y confianza como algo básico para relanzar la economía.

 

Juan Carlos Bajo Albarracín

CEO Ampell Consultores

22 de mayo de 2020

 

Quieres estar informado, suscribete a nuestro boletín

  canal youtube ampell